martes, 2 de octubre de 2012

La tiara de Lady Mary

(Contiene spolierDownton Abbey / How I Met Your Mother) 

New season. Es lo que no paro de escuchar con cada nueva temporada que inauguro de las series de televisión a las que ya estoy enganchada. No me atrevo a realizar una ampliación, porque veo que me quedo totalmente ciega. Y los retrasos con las que ya son mías, además, me hacen sentir culpable. 

Con esta apertura de curso escolar, algo que no es para mí desde hace tiempo y que echo de menos, no inicio un cuaderno para los ejercicios y apuntes, sino que voy a intentar retomar aquellas entradas con mi escena favorita de la semana de una forma un poco diferente. Seguiré hablando sobre lo que más me ha gustado, emocionado u horrorizado dentro de mi adicción televisiva. Gracias a mi hermano y sus conocimientos piratas, una puede seguir con lo que le gusta. Comienzan los nuevos episodios. Un esfuerzo mental para recordar qué pasó en el último capítulo que recuerdas, porque verlos de nuevo generaría retraso, y te pones en marcha. Una a una, poniéndote al día.
 

Downton Abbey, serie dramática inglesa creada por Julian Fellowes, es de las que llevan pocas temporadas (tres) y que, además, sólo emite ocho capítulos por temporada. Un gusto, porque es breve y aparece cada seis meses. No es tan fácil olvidarse de lo que pasó como con esas que te dan veintitrés capítulos al año, que a veces ya ni recuerdas cuando Barney y Robin se comprometieron oficialmente.
 


Foto: seriesdebolsillo.com
La serie nos sitúa en el condado de Downton Abbey, Inglaterra, en el cambio que se produce en la vida de sus habitantes cuando el futuro heredero de las tierras muere en el hundimiento del Titanic (1912). El nuevo heredero, abogado de clase media y primo del Conde de Gratham, es llamado al impresionante castillo para ser informado de su inesperado futuro. En este momento, ya hemos pasado un primer año de enredos domésticos, un segundo inmersos en la Primera Guerra Mundial y cómo ésta afectó a las familias inglesas y sus diferentes estratos sociales. Ahora, comenzamos con una nueva etapa de paz y vuelta a la normalidad. 

Ya son tres los episodios emitidos de esta tercera temporada. He terminado con el primero en el tren de esta mañana, sin agobios por la actualización en curso. Buen comienzo, aunque aquí tampoco recuerdo compromiso matrimonial alguno, y lo dan por supuesto. Me hubiese gustado disfrutar de él, porque en realidad, lo esperaba. Sin embargo, no es propiamente una escena, sino una fotografía o vestido, mi favorita de la semana. Y no se trata del vestido, sino de una parte del mismo:
 la tiara y el velo que una de sus protagonistas, la primogénita de Lord Robert Crawley, Lady Mary; lleva a la Iglesia de Downton.

Un vestido de boda adecuado a los años veinte, con una clara inspiración monárquica, pues se fija en el modelo que lució la Reina Madre en su boda con el Rey Jorge en la misma década. Tono marfil y mangas vaporosas para cubrir todo el cuerpo de la novia. Pero es su tiara, junto con el velo, lo que me emocionó. La única de las joyas que lleva Lady Mary es una brillante diadema en forma de guirnalda creada por los artesanos de Bentley & Skinner, en colaboración con el propio equipo de la serie. Su precio es, la nada desorbitada cantidad de 125.000 libras. Por ese importe, me pido un par.

Foto: seriesdebolsillo.com

0 comentarios: