martes, 25 de septiembre de 2012

Vestidas para los Emmy 2012


Tenía yo ganas de que saliese algún evento televisivo / cinematográfico para poder ver los últimos vestidos del verano. Con tanta actualización otoñal a la que me he visto sometida esta semana con las revistas de septiembre, me apetecía frenar y quedarme, como ya os he comentado, en esos coletazos veraniegos que aún disfrutamos. 

No sé cuál de las actrices elegir como la Mejor Vestida de esta ceremonia de los Emmy Awards 2012, porque ninguna me ha llegado a cortar la respiración. Más bien, han sido los atrevimientos en cuanto a colores y estampados los que han captado mi atención. Y a ellos les doy mis mejores puntuaciones, para destacaros: 

El corte de los vestidos de Heidi Klum (por Alexandre Vauthier) y de Jessica Pare (por Lanvin). Ambos clásicos, con una caída que me encanta y un escote que les sienta fenomenal a ambas. No arriesgan con el peinado ni con el color, que acierta más la segunda con el blanco que la primera con ese azul pastel, pero que con ese bronceado y ese cuerpazo, nadie puede decirle nada. Complementos sencillos que acompañan al vestido, pero que destacan sobre el mismo. De nuevo, me quedo con Jessica, aunque muchos me digáis que va "correcta". 

El naranja tangerina, color que reina este año, en los vestidos de Padma Lakshmi (por Monique Lhuillier) y Jessica Lange, a quien no le hace falta ni posar. Premiada además, por su papel en American Horror Story, serie de la que sólo he podido ver el primer capítulo porque ya me dio miedo. El corte del primero no me gusta demasiado, pero me encanta el acierto con el color del año 2012, según nos comentaron desde Pantone. 

Los escotes de Tina Fei (por Viviene Westwood, recientemente nombrada como una de las mujeres más poderosas por la revista Forbes, sólo por detrás de Michelle Obama) y de Kat Dennings (por J. Mendel). Ambos generosos, bonitos y a destacar por sí solos. Si de algo se ha llenado la alfombra roja de los premios Emmy este año es de grandes escotes y poses estúpidas para lucir pierna, o abertura lateral del vestido. Desde que Angelina Jolie lo puso de moda el pasado mes de febrero en los Oscars, ninguna se escapa de sacar la pierna. A mí me cansa. Pero lo que de verdad me indigna es esa cirugía a la que nos obligan a someternos quienes ya, según parece, la han profesado. Es imposible tener esa delantera con tan pocos kilos de peso. Os lo digo yo, que lo primero que desapareció cuando adelgacé fueron mis dos amigas. Eso, o que esconden con fajas estratégicamente colocadas los pliegues que sobran  y suben el pecho con carísimos sujetadores. Que toda mago tiene sus trucos. Y si todo es real, yo rezo por sus torturadas cervicales. 


 


El atrevido estampado de Nicole Kidman (por Antonio Berardi), porque se desmarca sin estridencias. Por ser un look fresco y elegante. Quizás yo hubiese abierto más el cuello. Y, como ganadora por esta vez (como muchas anteriores) Sofía Vergara. Su vestido no es
  el que más me gusta, el color no es que sea de mis preferidos y con su pelo no ha hecho demasiado; pero lo que esta mujer es capaz de hacer con sus curvas para mi, es impresionante. Lleva el atuendo con gracia, con elegancia y te hace a ti, disfrutar con lo que lleva. 


Eso sí, me he quedado con ganas de ver a la veterana actriz inglesa Maggie Smith, galardonada con el premio a la Mejor Actriz Secundaria en Serie Dramática por su papel en Downton Abbey, tremenda. (Todas las fotografías son de Vogue.com)

0 comentarios: