miércoles, 18 de julio de 2012

Ropa interior sexy

Según un estudio que se publicó ayer, realizado por Bjorn Borg, entre varios países de Europa, China y EEUU, las españolas somos las que llevamos la ropa interior más sexy. Orgullo patrio es lo que siento ahora mismo, me siento identificada. Y mi madre dirá lo contrario, por lo menos en mi caso. Siempre con lo mismo, me dice. Es que siempre es todos los días, la cosa cambia si el día es diferente ¿no? Lo que sí es cierto es que, cuando estuve viviendo en Argentina, me di cuenta de lo afortunadas que éramos las españolas; el diseño y variedad de la que disponemos aquí es tremenda y, he de reconocer, suscitaba cierta envidia. Sana, por supuesto. Pero al ser tan asequible, deberíamos aprovecharlo. 

La encuesta revela que el 99% de las españolas confiesan utilizar ropa interior sexy, frente al 74% de las mujeres que viven en China. Claro que ellas lo tienen más fácil, por variedad, que a ellas les cabe perfectamente toda la colección de Mattel para Barbie. Les sale más económico que a nosotras, por mucho OyshoWomen's Secret Intimissimi al que peregrinemos. Y más cómoda además, todo un lujo para empaquetar si viajas con Ryanair. Nosotras tenemos que tener cuidado de que no se estropeen los aros, de no doblar para dentro las copas (que arrugan el forro y hace feo) y no pasarse con la lavadora, que los estropean pronto. A lo tonto, acabaré por guardarlos en un joyero. 



Las europeas del norte, éstas que son blancas, delgadas y rubias (salvo que pertenezcas a la especie alemana tipo Jeep 4x4, con mofletes sonrosados) prefieren la ropa interior sencilla y simple. Con lo bien organizada que tienen su cabeza, no tienen tiempo para estas tonterías. Luego decimos que los alemanes son fríos, pero claro entre que no ven apenas el Sol y que el género femenino no ayuda, todo se entiende. Llegan a España y se nos vuelven locos. Colores en la ropa, alcohol barato y Sol, demasiada información. 

El concepto de "sexy" entre hombres y mujeres varía. Para los primeros "sexy" son aquellas prendas que nos visten por dentro si es coqueta o atrevida. Nos dejan elegir. Para nosotras, la mejor, es la lencería romántica. A mi, personalmente, me gustan todas. Llenaría un armario sólo con ropa interior, si la amortización se correspondiera con el gasto. Pero como de momento no es el caso, me ato las manos en cuanto a estas prendas. Me compro vestidos, que al menos, lucen más. Que para sentirse guapa por dentro, como bien dice el anuncio, ya tenemos Danone Activia; es lo importante.


Caso aparte son las inglesas, que aseguran no arreglarse interiormente ni para una cita. Aunque viendo las elaboradas y novedosas tendencias que muestran en la calle, con un mínimo indispensable de color flúor, no me extraña que cuando tienen que pensar en qué sujetador y braguita elegir estén exhaustas. Imaginaros ya para enfrentarse a una cita, se quedarían sin fuerzas para echarse el Rimmel y de esto, usan bastante. Yo reconozco, para darle la razón a mi madre, que en mi día a día no saco mi ropa interior deluxe a pasear. Busco la combinación entre ella y, a veces, con lo que muestro: el bolso, los zapatos o el sombrero. Lo mejor que una puede, que estas cosas es mejor que pasen por la lavadora con cada puesta. Pero para una cita o comida especial, trabajo un poco más. Y como me he animado este último mes (por las Rebajas, se entiende) y no tengo público al que mostrarla (llamadme rara, pero no voy preguntándole al de al lado si le gusta mi tanguita), os enseño a vosotros mi última, que no única, adquisición para el cajón de la ropa interior. Primero, segundo y tercero de mi cómoda. Permiso especial.Prohibido tocar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento desilusionarte Marta, pero creo que no entro dentro de la estadística. Bueno, intentaré esforzarme más.
Bss
Isa

admirador_85 dijo...

Bonito sujetador...cómo vas provocando!

Marta dijo...

Gracias, pero...¿quién eres?