jueves, 28 de junio de 2012

Lolita Bakery

Me gusta. Doblo pico. Recorto. Marco. Copio. Rutina de lectura de cualquier revista que cae en mis manos, ya sabéis. Todo lo que leo y me interesa lo anoto, para cuando tenga ocasión de probarlo. Si me acuerdo. También archivo artículos interesantes acerca de lugares que pienso visitar. Os aseguro que no me dará la vida para acercarme a todos, pero por si acaso. Barcelona sí, y tenía un reportaje por barrios esperando que echase un vistazo. Sorpresa fue cuando llegué a casa y me di cuenta de que uno de los sitios que yo tenía señalados para conocer, me lo habían descubierto mis amigas, Miriam y Carla. En una escapada rápida me dio tiempo hacer check-in. Y a dejar mi correo electrónico, por cierto.

Lolita Bakery es, según el reportaje de la revista ELLE que yo recorté, una estilosa pastelería donde hornean los mejores cupcakes y pasteles que puedes probar. Por si fuera poco, hacen tratas con las formas que elijas y las empaquetan como el mejor de los regalos. Según su tarjeta de presentación, cuenta con dos sedes en la ciudad condal: una en la calle Provença núm. 267, y otra la que yo visité, en la calle Portal Nou núm. 20. Pequeña, coqueta y ordenada. Su mostrador muestra la colección de cupcakes que tiene para ese día y arriba, en botes de cristal: cookies, merengues y pedazos de brownie. En el frigorífico que le sigue, las tartas. Coloridas y con bastantes centímetros de altura. Es una más de esas pastelerías que están tan de moda. 

Nos llevamos bastantes. El hermano de Miriam no quería quedarse sin probar las recetas elegidas para ese domingo por la tarde. Te las empaquetan en cajas de cartón al estilo de Magnolia Bakery en Nueva York. O si quieres, puedes comprar una caja más elaborada para guardarlas. Ellos dicen que sus recetas son 100% originales. Nosotras probamos dos tipos: Algodón de azúcar y Coockie and Cream. Esponjosas. Dulces. Muy ricas. Y una coockie tradicional, que según Miriam, superaba a las reinas del lugar.

Un par de mesas y pocos taburetes que hacen que tengas que salir a la calle a disfrutar de ellas. Se trata de un sitio más para comprar y llevar que para quedarse. Además, si quieres practicar con este tipo de repostería, la tienda te ofrece en sus estanterías los ingredientes que utilizan. Y también pequeños detalles de decoración. Cuentan con venta online y sus precios no son excesivamente baratos. Cada cupcake vale 2,50 euros, que yo diría es el precio base. La atención divertida, pero al ser un sitio tan pequeño, todos los comensales ponen la oreja para escuchar lo que tiene que decir el que está a su lado. Un sitio muy Lolita.
 





4 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé como tanta "dulzura" no tuvo comentario alguno. Mmuuummm, me los como!!!!

Marta dijo...

¡Esponjosas! Y para nada saturantes de dulzura...

Anónimo dijo...

Una tienda muy tu

Marta dijo...

Y tú :)