viernes, 4 de mayo de 2012

Filadelfia

Me gusta el cine pero no lo he visto todo. Lo digo porque a mis tíos les sorprendía que yo, una persona a la que le gusta pasar las noches acompañada del séptimo arte, no hubiese visto a Tom Hanks caracterizando a un abogado homosexual enfermo de SIDA allá por los años 90. Exacto, hablo de Filadelfia (Philadelphia). Una década en la que ser un invertido aún se consideraba depravación mental y una falta de responsabilidad. Como si ser negro o blanco fuese un descuido de la persona, y no parte de lo que ella es en sí. En fin, tener que explicar este tipo de cosas a estas alturas me parece una tontería. 

Ni yo ni mi hermano la habíamos visto, por lo que no dejamos pasar la oportunidad que la nueva cadena de televisión, Paramount Channel (que desde ya os digo que me encanta), nos ofrecía para una noche de mucha lluvia primaveral. Un "más que satisfactorio" abogado (según palabras de Denzel Washington, quien le acompaña en los Tribunales) es expulsado del despacho en el que trabaja por su orientación sexual y su enfermedad, la cual ha derivado de su falta de diligencia al decidir convertirse en gay. Ni que fuese una moda de los jóvenes descerebrados. Una lucha ante el Juez y el avance de la enfermedad que me ha gustado. No siempre se pueden ganar todas las batallas. Pero a veces tan sólo el ejemplo de enfrentarse es válido. Le dedico a esta gran película y su genial banda sonora la escena de la semana. 


2 comentarios:

Pilarin dijo...

Bueno,bueno,que momento,los pelos como escarpias.Como se siente la música cuando uno esta especialmente sensible verdad?

Marta dijo...

¡Es un momentazo! ¡Y él lo hace genial!