domingo, 15 de abril de 2012

Niente, e cosi 'sia

Es curioso ver cómo leyendo un libro puedes encontrar lo que llaman por ahí empatía. Oriana Fallaci es una periodista italiana que cubrió la guerra del Vietnam, entre otras muchas cosas, por supuesto. Y Niente, e cosi 'sia (Nada, y así sea) el libro que surgió tras su experiencia en ella, y como respuesta a la pregunta de su inocente sobrina Elisabetta una mañana cualquiera: ¿qué es la vida? Y es curioso encontrar esa empatía en una idea de futuro que fue, en principio, uno de los objetivos por los que yo quise ser periodista. Contar historias, cubrir una guerra o cualquier conflicto armado. Ayudar contando, informar de verdad. Una idea.

Y sigue siendo curioso encontrar en esa historia la respuesta a por qué echas tanto de menos Argentina o París. Cuando lo que ella ha vivido no se parece en nada a lo que yo disfruté. Mientras Oriana se refugiaba con cada bombardeo, yo salía a recorrer las calles buscando algo nuevo, o lo mismo que la noche del pasado fin de semana. Sin embargo, ambas volvimos a casa, y aunque la seguridad y cariño que gozamos aquí no lo encontramos fuera, siempre miramos el mapa buscando volver. No sabemos qué nos conquistó, o si fue la simple sensación de estar viviendo algo nuevo y diferente, algo irrepetible, algo tuyo. Y cuando te toca cerrar la puerta, te resistes. Quieres que siga entrando algo por ella, lo que sea.

"-La muerte no me quita el sueño. Forma parte de mi trabajo diario, forma parte de mi vida.
-¿Su muerte o la de los demás?
-Es lo mismo. En la guerra la muerte es impersonal."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un gran dilema este…
Quizás lo que más me preocupase en un primer momento fuese abandonar un camino justo cuando estaba alcanzando aquello que deseaba, porque en ese momento yo era feliz! Lo que verdaderamente me da lastima es ver en lo que nos convertimos cuando decidimos no continuar. En cobardes.

Es necesario abrir y cerrar puertas constantemente, tantas como sean necesarias, en definitiva se trata de ser feliz y vivir con lo que se tiene en cada momento :)

Gracias a mi genialidad de irme a Argentina te conocí a ti por ejemplo:P

Estefi!

Marta dijo...

Una auténtica genialidad, por cierto...
Muaaa!