jueves, 5 de abril de 2012

L'épi

Un amigo me sugirió la lectura de una crítica gastronómica escrita por una periodista introducida en este mundo por su pareja. Una página más en la revista especializada que dejó caer en mis manos una tarde, después de mi primera lección sobre combinación de sabores. Lo que hice mal el primer día, y los demás, sino me hubiese dejado guiar por su experiencia. Yo, dejándome aconsejar sin protestar, ¡qué cosas!

Me dijo también que debía aprovechar la forma que tengo de contar las cosas para dedicarme a ello, que por qué no aprendía algo de su mundo y lo hacía mío, para contarlo a mi manera. Curioso que mi amigo, que no comparte mi lengua, me anime a escribir. Pero me convenció, un poco. ¡Ahí voy!

L'épi, con cien años de historia, es lo que los franceses llaman una boulangerie. No se trata de una pastelería ni de una panadería como lo entendemos en España, es una mezcla. Venden pan y repostería, pero nada de bombones, elaboradas tartas y pasteles. Se dedican más a lo que conocemos como bollos, bizcochos o mini-panecillos con sabor. Esto lo aprendí cuando vivía en París, no en Argentina, seamos sinceros.

Renan, este amigo que se empeña en que aprenda, tenía la costumbre de visitar este sencillo negocio cuando terminaba las clases en su escuela de cocina, situada a pocas cuadras. Llenaba una bolsa de papel  con sus favoritos y se sentaba en el Parque Vicente López a disfrutarlos. No sé si el primer premio se lo daba a los croissants con almendras o al pain au chocolat. Me hizo probar ambos y confirmarle que sabían igual que en Francia. Hace bastante que no subo al país galo, pero recuerdo perfectamente, no sólo el sabor, sino también el olor que desprendían. Y a pesar de que no son lo mismo, sí puedo decir que la imitación es muy buena. Sobre todo saborear algo así a tantos kilómetros de distancia, y con la masa típica de las facturas argentinas como único punto de contraste.

Una opción para una tarde con los niños al salir del colegio. Para dejar que se asomen por el mostrador de cristal y ellos mismos decidan qué merendar. Y para cada mañana, para comer con una buena baguette y desterrar el pan argentino que, siento decirlo, no es buena compañía.

Boulangerie Française
C/ Montevideo 1567
C1018ACG Buenos Aires (Argentina)
Tlf. 11 0 4812 1390


0 comentarios: