sábado, 4 de febrero de 2012

Photocall con un párrafo de más


Yo entro y salgo del gimnasio como si esta sociedad no fuese conmigo. Con los cascos puestos, el Ipod encendido desde que salgo del vestuario, con o sin lentillas (es decir, veo o no, pero nunca me interesa en realidad) y directa a mis ejercicios diarios. Sin embargo, hay muchos que van a pasearse y exhibirse. Marcan músculo en cuanto pasa la rubia o se atusan el pelo cuando les mira el tatuado. Incluso alguno que se asoma con descaro, evitando la columna que le molesta, para mirarnos el culo. Gracioso ver el panorama de idiotas subida en el elíptico, -cuando llevo lentillas, se entiende-. Aunque generalmente, atiendo más a la televisión que a lo que pasa a mi alrededor.

Ayer llevaba lentillas, una suerte para mi conversación de diez minutos (porque hablando conmigo siempre se gana), y un amigo de mi madre me paró para preguntar por mi vida en general, la de mi hermano y mis padres. Yo pregunté por su familia al completo, que ya os he dicho que soy todo educación. Su hijo además, ha sido compañero mio del equipo, así que es lo mínimo. Al final, cuando ya decíamos lo típico de "como están las cosas, no puedo quejarme" (ahora toda charla de vecino acaba con esta frase), me dijo que con lo que había cambiado y con la suerte que él había tenido de conocer a mi madre de joven, (está felizmente casada y no vas a ligar con ella nunca, gracias) yo estaba igual de guapa que ella, que ahora sí que era idéntica. No creo que sea un parecido tan exacto como dice, mi cara delata un error: la sonrisa, que no es de ella.

Y ahora os preguntaréis el por qué de la tontería que os acabo de contar. Pues sí, que estoy aburrida, he visto un par de fotos y he pensado que, como mi madre no las había visto, las subo a mi blog, le pongo cuatro frases y os enseño lo bien que mi madre y yo adornamos un Photocall del Marcadillo londinense de Candem que trajeron a Madrid por Navidad. En fin, que os podía haber colgado las fotos sin más, la verdad.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hija mía idénticas, pero no te atormentes tendrás una vejez mejor que la mía, espero que estés mejor que tu madre. Me encanta ir a estos eventos contio

Marta dijo...

Con una vejez tranquila, hasta me conformo...A mi me encanta llevarte :) (Algún día te pediré que vistas de Carolina Herrera Haute Couture para alguna gala importante, vete preparando la piel)