lunes, 2 de enero de 2012

Definiciones de diciembre


Me empieza a gustar esto de encontrar definiciones para cada mes que pasa. Con un diciembre ya por detrás, en un 2011 que he tirado a la basura esta mañana (literalmente, arrugando el calendario y mirando con triunfo), aquí van algunos significados que yo le doy al castellano. Y todos salieron en un sólo de día, ¿a qué no adivináis en cuál?

Ataque al corazón
es lo que te da cuando lees la nueva actualización de tu prima Andrea en facebook que te dice que Iker Casillas deja el Real Madrid. Un vuelco al corazón y un grito ahogado, hasta que llegas al periódico y lees que ha sido una inocentada. 

Improperios es lo que sueltas por tu boca contra ella por ser capaz de darte este susto. Pero un mínimo de cuatro además, y todos en español.

Imbécil soy yo por no acordarme de que era el día de los Santos Inocentes. Iker, esto a mí, no se me hace.

Cuatro voces es lo que te dan ganas de pegar cuando, después de veinte preguntas del tipo ¿vais a incluir alguna modificación? ¿por qué no me mandas el original?¿seguro que ninguna modificación?¿no sería mejor que me lo mandes de una santa vez? ¿entonces sólo esto?¿ seguro no?; envías el resultado y te lo devuelven diciendo, “ah no, que queremos variar esto otro” ¡Estamos ciegos, sordos y tontos o qué!

E imbécil por segunda vez es lo que te llamas cuando, sin recordar (de nuevo) que es el día de los Santos Inocentes, te alegras cuando un amigo de Argentina te informa de que va a visitarte en enero. Para enviarte un mensaje dos minutos más tarde diciéndote: ¡feliz día, inocente!

0 comentarios: