miércoles, 25 de enero de 2012

Clásicos animados

Yo soy chica Disney. Es más, soy niña Disney. Me considero heredera del mismísimo Walt y, si es verdad que sigue vivo y congelado, yo apoyaría su resurrección y re-incorporación en el Consejo de Administración de la compañía. Y de Pixar también. Que ahora van de la mano, a mí me encanta y a mi hermano, más. ¡Qué vuelva este señor!

Ya no se hacen películas como las de antes. Y no, no tengo ochenta años y estoy amargada, pero es verdad. Sigo acudiendo al cine en muchos de los estrenos de la Factoría Disney y, a parte de Rapunzel, no he visto nada tan bueno como las de mi época. O las que me ponían mis padres cuando todavía no asociaba el triángulo puesto en horizontal con el play. Y lo reconozco, cuando teniendo ya edad para dicha asociación, me las ponía yo misma para estudiar o ahora para dormir la siesta. Me siento tan Disney, que hasta lo llevo tatuado.

La semana pasada El País publicaba un artículo sobre el éxito del re-estreno de El Rey León, película de cabecera de mi hermano Mario. Recuerdo esa gala hace unos años en la que había que votar cuál era la mejor película Disney para los españoles, gano ésta. Todos sabemos cantar el Hakuna-Matata, yo en inglés y español (aplauso, aplauso) y todos conocemos qué es un suricato gracias a esta película. La recaudación va ya por los 88 millones de dólares, y se busca un por qué.

Algunos aseguran que es porque estamos en la era del “re”: remake, reinvención o relanzamiento, como asegura Simon Reynolds en el artículo. Puede ser esto o añoranza por el pasado. Por las estadísticas sabemos que el 20% de los que acudieron al cine a verla han sido parejas, un 9% adolescentes y el resto del porcentaje familias enteras. Padres que quieren llevar a sus hijos a que conozcan a sus compañeros de juegos. Esos peluches que llenaban nuestras estanterías y que, si han tenido suerte, han heredado los que ahora tienen edad para decir con libertad que Mickey Mouse existe. Como lo hago yo, pero a ellos no les miran mal.

Mi hermano y yo tenemos una estantería llena de estos clásicos en VHS, y una caja con las que llegaron en DVD. Incluso, nos seguimos regalando algunas. Es una alegría saber que los estudios Disney preparan el re-estreno de algunas otras, como La Bella y La Bestia, que esa sí es más mía que de Mario. Y es que, como dice Alan Bergman, presidente actual de la compañía: “Las grandes historias, lo mismo que los grandes personajes, nunca mueren y en Disney tenemos la fortuna de contar con un gran tesoro de ambos”.

A continuación os dejo los próximos re-estrenos:


  • El rey león (3D): 16 de septiembre de 2011.
  • Los cazafantasmas: 13 al 27 de octubre de 2011.
  • Regreso al futuro: 6 de noviembre de 2011.
  • Top Gun (3D): inicio de 2012.
  • La bella y la bestia (3D): 13 de enero de 2012.
  • Star Wars, Episodio I. La amenaza fantasma (3D): 10 de febrero de 2012.
  • Titanic (3D): 6 abril de 2012.
  • Buscando a Nemo (3D): 14 de septiembre de 2012.
  • Star Wars, Episodio II. El ataque de los clones (3D): sin fecha. Previsión 2013.
  • Monstruos Inc. (3D): 18 de enero de 2013.
  • La sirenita (3D): 13 de septiembre de 2013.
  • Star Wars. Episodio III. La venganza de los Sith (3D): sin fecha 2014.
  • La guerra de las galaxias (3D): sin fecha. Previsión 2015.
  • El imperio contraataca (3D): sin fecha. Previsión 2016.
  • El retorno del Jedi (3D): sin fecha. Previsión 2017. 


Fuente: El País.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me apunto a todas las peliculas de disney espero que cuentes conmigo

Marta dijo...

Sí, obviamente...Algunas (como la Saga Star Wars) no tienen más compañía...