domingo, 25 de diciembre de 2011

Un completo lo siento

Soy consciente de que hace un mes, más o menos, os prometí postear mi escena favorita de la semana cada viernes. Ni hoy es viernes ni he cumplido mi promesa. Pero sí es domingo de Navidad, estoy tirada en la cama para intentar hacer la digestión lo más tranquila posible y, por qué no, me apetece. Así que voy a colgar esa escena ahora.

La serie en cuestión es Gossip Girl, un grupo de amigos del Upper East Side (NYC), con una tarjeta de crédito que parece no tener límite. Un ritmo de vida que, no es que yo no lo quiera seguir, es que creo que muero al tercer día: tacones, vestidos imposibles, champagne y fiesta tras fiesta. Yo, personalmente, acabo con un esguince mental y de tobillos. La serie se encuentra en lo que se llama el "mid season", o lo que es lo mismo, ponerte un personaje al borde de la muerte, porque es mitad de temporada, y dejarte con el ansia hasta que vuelve un mes más tarde. Son ganas de martirizarme.

Como echo de menos ver un capítulo por semana, estos días me he puesto los últimos. Él la abandonó, y ella ahora está prometida con un príncipe europeo. Por casualidad, volví a toparme con esta escena que me pareció genial. Por su sinceridad, por la elegancia de él y la sorpresa de ella, que queda paralizada; y por qué no, porque es lo que todos estábamos esperando.


video


2 comentarios:

Mariete!! dijo...

En nochevieja se llevara un homenaje en modo vestimenta y lo sabes!!!

Marta dijo...

¡Cómo a mí me gusta! ¡Brindo por ello! Buscaré un vestido rojo entonces :)