martes, 20 de diciembre de 2011

Lotería Navideña para 2011


Tengo un debate interno bastante importante. Cada año me planteo si la Navidad comienza en el Puente de Diciembre, cuando casi todos adornan sus casas, o el día 22, mañana en la que nos levantamos con la ilusión de convertirnos en millonarios. Y no me digáis que no, todos escuchamos a los niños de San Ildefonso esperando que nuestro número sea cantado como el afortunado. Es parte fundamental de las costumbres españolas para estas fiestas.

Este año, lo que llamamos el “gordo” (el gran premio) es más “gordo” si cabe; el portador de un décimo de lotería podrá ganar 400.000 euros para hacer realidad sus deseos. Que es precisamente lo que Loterías y Apuestas del Estado han querido transmitir este año. Una máquina que captura los sueños de la gente que, con cuidado y fuerza, llegan al bombo de las ilusiones. Quienes recogen esos sueños son, como no podía ser de otra forma, los niños. Aquellos que aún creen en la magia de la imaginación. Casa por casa, esperan con su brillante bola a que alguno de los que allí viven piense en un deseo concreto, y lo capturan rápidamente. Atraviesan un bosque secreto, cubierto por la niebla y con música propia, para llegar a la Fábrica de los Sueños. Los anotan en un libro de registro y de ahí, al sorteo. Mi padre dice en su carta que, este año, han acertado.

Loterías y Apuestas del Estado ha decidido recrear en un antiguo palacio de Madrid, situado en la calle Cervantes, el escenario del tan esperado anuncio televisivo. Un recorrido que empieza con un “¡Qué levante la mano quien tenga un deseo por cumplir!” Te aseguro que yo tengo muchos. Afirman que, al igual que esperamos cada año ver ese spot que nos recuerda el espíritu navideño, quieren mantener viva la ilusión de los españoles hasta la mañana del 22. No es sólo una actividad para niños, sino que todos podemos participar anotando nuestros deseos en el Libro Gigante de los Sueños. Como aquel árbol en el Retiro hace un par de años, en el que podíamos lanzarlos al aire. Por estas cosas, me encanta Madrid en Navidad; porque si quieres, haces que sea inolvidable. Y porque lo admito, es mi época favorita.

Si tenéis la suerte de sacar tiempo y pasaros por allí, avisadme. Os daré todos esos sueños que en pequeños papeles blancos anotamos mis primos y yo, y que guardamos en mi cofre de Campanilla, para ver si alguno es el afortunado este año. Y si no, no me preocupa. Gracias a las nuevas tecnologías, podemos descargarnos en nuestro Ipad o Android (algunos tenemos ambas cosas), una aplicación que nos permite mandar virtualmente nuestros deseos. ¡Yo pienso soñar! Pero además, si tampoco podéis hacerlo así, simplemente pensad fuerte en un proyecto de futuro que queráis hacer realidad. Y como en el anuncio que podéis ver en el siguiente link, (y que os aconsejo que lo hagáis), quizás tengáis suerte y alguno de esos niños se acerquen a capturarlo. Porque al final, se trata de eso, SUERTE. Y señores, este año sí; este año nos convertimos en millonarios







3 comentarios:

Carmela dijo...

Mi proyecto de futuro es viajar viajar y viajar, y por lo demás viajar. Bueno y también que los que me redoeen esten felices

Marta dijo...

¡¡Me apunto a tu proyecto de futuro!! (Que coincide con el mío, por cierto)

Pilar dijo...

Me encanta el día de la loteria porque me recuerda a cuando eramos pequeños y poniamos el belen en casa con nuestros padres.Me gusta oir la musica con la que los niños van cantando los numeros y esperando una llamada de telefono que haga millonario a alguno de la familia.Se conoce que me hago mayor y aunque realmente me vendría muy bien un pellizquito,siento que la mayoor lotería es estar sano,poder juntarte con la familia otra vez y que nuestros hijos sean buenas personas y encuentren cada uno a su manera,su sitio.
Besos.