miércoles, 28 de diciembre de 2011

Amor en noche de fin de año


31 de diciembre. Nochevieja. Fun fun fun. Así es, entre todas las películas que la cartelera nos ofrecía estos días para hacer nuestra tradicional noche de cine navideño en familia, la elegida no podía ser otra: Noche de Fin de Año (New Year’s Eve).
Algunos teníamos muchas ganas de verla desde que mi hermano Mario se dedicó a publicar en los muros de facebook el tráiler. Antes del verano incluso. Por fin llegó a las salas este film al estilo de Love Actually, una de mis preferidas y película por excelencia sin la que no concibo la Navidad. Puedo verla mil veces, me encanta. En New Year’s Eve las historias se entrecruzan de una forma muy parecida, pero cambian Londres por Nueva York. Y Nochebuena por Nochevieja. Me quedo con la de Londres, por supuesto. Pero ésta también es genial. Ya tenéis regalo que hacerme.
Los personajes, todos ellos en manos de actores y actrices conocidos, se presentan en pocos minutos al inicio de la cinta. Uno detrás de otro. Poco a poco, y más bien al final, empiezas a ver la conexión entre ellos. No hay secundarios. Y por muy pequeño que sea el papel, la cara es conocida. Como la madre millonaria, y graciosísima, que no se cree que su hijo haya madurado y que quizás vaya en busca de una cita pendiente; o el electricista de Times Square de cuyas manos depende el éxito de la velada. Incluso, el soldado que vemos a través de la pantalla del ordenador cinco minutos, sabemos quién es.

Cuando salimos del cine, empezamos a decidir con cuál de las historias se quedaba cada uno. En Love Actually yo me debatía entre la de Hugh Grant como Primer Ministro británico y su secretaria, o la de Liam Nesson como padre viudo de un hijo, de no más de diez años, al que se le escapa el amor de su vida. Y me quedé con ésta. En New Year’s Eve aún sigo dudando, creo que no puedo quedarme sólo con una. Aunque simpatice con ese “¿quieres ver qué es esperanza en un hospital el 31 de diciembre?” Y sí, son todos los recién nacidos en ese día, entre los que me incluyo. Me gusta la historia de esos dos nuevos bebés que llegan. Pero también la de la vecina del 5ºB que se queda encerrada con un freak en pijama, la de la estrella de música que abandona a su prometida y la intenta recuperar un año después, (porque, según dicen, las segundas oportunidades tienen hasta medianoche), la de la hija que va a cumplir el sueño de su padre a contrarreloj, o la del joven que ayuda a cerrar los asuntos pendientes de una no tan joven. En fin, ¿puedo quedarme con todas?

3 comentarios:

Mariete!! dijo...

Clarísimamente me quedo con la del chic o que ayuda a convertir la lista de deseos pendientes a la no tan joven. Y el baile del final claro esta

Marta dijo...

Odio a Zac Efron, pero me pego un baile con él como ese del final muy a gusto, ¡enorme!

Carmela dijo...

Yo me quedo con toda la pelicula, es de las que me gusta ver varias veces y eso que las peliculas solo me gusta verlas una sola vez, me encanto