viernes, 11 de noviembre de 2011

Desayuno neoyorkino

Breakfast. Eso es lo que nos da energía para todo el día, porque en el resto de comidas, no sabemos ni lo que ingerimos. Comemos y punto. El primero que hicimos, emocionados con la cantidad de dulces a la vista, fue en un Dunkin Donuts que hay en frente del hotel. Ahí va el Telediario de Mario al respecto, con una prueba previa, consecuencia del susto que se llevó cuando mi madre quiso meter mano en su cookie. Si escucháis bien , veréis como apaga la cámara inmediatamente. Enjoy it!

0 comentarios: