martes, 1 de noviembre de 2011

A cinco días con Barbra

Las mañanas de los días festivos son imitación de las que tenemos los fines de semana. Y yo empiezo siempre con música. Esta vez, pinchad aquí y escuchad conmigo: Duck Sauce. A tan solo cinco días de embarcarme rumbo New York, una se levanta pensando en la maleta y con el Puente de Brooklyn en su cabeza. Aún no sé cómo voy a organizar el equipaje y no llego a leer y ver todo lo que quería, pero para pegar saltos en mi habitación con Barbra Streisand y su canción tengo tiempo de sobra. Porque como ella dice...

Uh, New York is the place of opportunities
because any place in this world 

that you want to come true
to be able to make it big 

or to go after your dreams
it is New York City...

Informaros, queridos lectores, que aún queda sitio en mi papel rojo de encargos. Sin promesas pero con buenas intenciones. Estáis a tiempo. Sin vergüenza. Además, ya he decidido cómo voy a contaros cada "¡madre mía!", "¡no puede ser!", "¡ya estoy aquí!" o cualquier otra expresión de locura transitoria que me salga. Por eso:

1. Utilizaré Facebook como principal vía de información siempre que la conexión wifi lo permita. Facilidad de actualización de estado y subida de fotos. Desde el Aeropuerto de Barajas hasta que volvamos; sin especificar fecha, ya os he comentado, puede que nos quedemos.

2. Email para familiares que no hayan entrado en el mundo de las redes sociales. Peticiones variadas o cualquier comentario. Comparativa de precios por nuestra parte para concretar posibles compras. A cualquiera de ellos, aunque mejor gmail, que llegan al Android.


3. Skype desde el hotel, siempre que tengamos tiempo para ello. Mi hermano y yo incluso, podremos hacerlo desde nuestro pequeño Android. Sólo ante una emergencia. Ejemplos de lo que se considera emergencia: una posible recolecta para pagar la fianza de Mario, por el secuestro de Al Pacino; o una íntima boda fugaz entre Chuck Bass y yo. Invitaré a Woody Allen para que escriba el brindis, prometido.

4. Sin comprometerme, intentaré colgaros alguna reflexión por este blog. Libreta y bolígrafo llevaré conmigo siempre, así que de qué hablar tendré. Sabéis que no me callo. Pero exige tiempo, que es lo que nos faltará seguro. Y convencer a mi padre para alargar la estancia no lo he conseguido. Pero no os preocupéis, si no publico nada, merienda en casa a la vuelta y os lo cuento todo de golpe.

Podréis utilizar además, los comentarios por aquí para cualquier cosa. Ya sabéis como hacerlo, y si no, os lo recuerdo pinchando en este post: Instrucciones básicas. Y ahora, ¡a bailar!

2 comentarios:

pilarin dijo...

Bueno,pues como veo que al final el día llega mal que me pese,empezaré a contar los días que me faltan para tener mis encarguitos de New York y lo mona que voy a estar yo con esos polvos de Bare Minerals.

Marta dijo...

SSSShhh, no desveles tus secretos. Tú di que es todo NATURAL...¡cómo la vida misma!