jueves, 17 de noviembre de 2011

Cena rápida en un BurgerKing

Marta.- ¿Y la gente ya se ha comprado el vestido para la graduación?
Sandra.- Ana ya lo tiene.
Alto.- Alquilaros un traje de chaqué, como en las bodas.
Marta.- ¿Los chicos vais a ir en traje?
Sandra.- Obvio, y las chicas con vestidazo.
Jorge.- Todavía digo que voy de traje y me presento en chandal.
Marta.- ¡Qué pronto! Yo no me he comprado nada aún.
Jota.- Anda Marta, que tú tienes en ese armario para dejar en alquiler a las demás. Ofrece y que alquilen ellas tus vestidos.
Marta.- Pues también, que ya no entra más.
Sandra.- Quiero que me dejes tu vestido morado, ¿vale?

Jorge.- Que igual estábamos pensando en que te independices.
Jota.- Eso Marta, la parte de abajo del chalet para ti.
Jorge.- Te ponemos todo tipo loft, para que tengas todo el piso para ti.
Marta.- Yo no me voy a vivir a un chalet con cuatro tíos; ya te lo digo.
Alto.- Tienes hasta vestidor, todo para tí. (Marta visualiza el inmenso posible vestidor y la amplitud de la que disfrutaría su ropa en él).
Marta.- No, que me vuelvo loca con vosotros viviendo allí. Sandra, tú también puedes independizarte.

Jota.- Que no, que no lo entiendes. Te vienes tú y tu tarta de chocolate blanco.
Jorge.- No, la de café.
Jota.- El otro día le dijimos a una chica que vino que era receta de Jorge y no sabes cómo quedó aquí el chaval.
Alto.- Se lo creyó.
Sandra.- Fijo que se lo creyó.
Jorge.- Trae la tarta de café.
Marta.- Jorge de chocolate con café.
Jorge.- Noooo, la de café. Luego si quieres haz la de chocolate.
Marta.- Jorge que no, que la que me sale rica es de chocolate con café.
Sandra.- Jorge por dios, una tarta de chocolate con café, no chocolate una y otra café. De las dos cosas juntas, en una tarta.
Jorge.- Bueno pues entonces trae una de chocolate, otra de café y luego otra de chocolate con café. Ya está.
Alto.- Y la de chocolate blanco.

Conclusión: de aquí a dos o tres semanas, cuando todos estemos en Madrid (que coincidir no se nos da muy bien últimamente), tengo deberes que hacer si quiero entrar a saludar en el chalet. Esto me pasa por hacerlo una vez, ahora ya tengo que pagar entrada. Cuatro tartas. Espero que me dejen ir una a una. Y que no se me queme ninguna.

0 comentarios: