jueves, 1 de septiembre de 2011

Conceptos no jurídicos

Ayer se acabó mi experiencia en AJ y hoy comienza mi, espero eventual, vida de "ni-trabajo, ni-estudio, ni-se-muy-bien-cómo-quiero-ponerle-remedio". Pero ahí estoy. Durante los cuatro meses que he trabajado allí he aprendido más cosas que en los seis años de facultad. Pero no sólo me refiero a conceptos jurídicos, sino a mucho más, como es buscar ideas o resolver dudas con el que se sienta a tu lado, siempre es mejor. Y es que además...

Me he hecho fan de grapar todo folio que caía en mis manos y he perdido todos los clips que han llegado a mi mesa. Absolutamente todos. He robado bolígrafos, sin fuerza ni intimidación, y luego me los han quitado a mí. He conseguido que las niñeras de mis compañeras guarden los tapones de plástico, para luego dárselos a mi padre por una buena causa.

He querido tirar por la ventana el fax y su pitido diario, y me han querido matar cuando he utilizado la impresora 60 en medio del proceso de creación de etiquetas de Mar. He perdido a mi oso de Tous entre los expedientes de Hipotecario y he dicho adiós a los concursos viendo escondidas lágrimas en los ojos de María. Pura alegría contenida.

He sufrido de congelación en el despacho de Jaime y le he visto salir de él diciendo: ¡qué calor que hace aquí! He atascado la impresora 64 varias veces y he regañado a mi jefe por no reciclar. Siempre he dejado claro cuáles son mis reglas: Over my dead body :)

He visto a María sufrir esta semana por un Ken que, al igual que en Toy Story 3, no sabe ni lo que quiere. He conseguido que en Delina's se aprendan el desayuno: un café con leche desnatada para Marta, uno normal para Ana y una barrita con aceite y tomate para compartir. Y he conseguido que Luis Medina se quede completamente enamorado de mí en Embassy con Belén como cómplice de reportaje fotográfico. Lo sabe ella, lo se yo y lo saben todas.

He hecho los coros de Sinatra con Nieves y he descontado minutos en voz alta para irnos de vacaciones. He marujeado sobre el panorama masculino de la empresa con Sara. He instaurado en mi vida los miércoles con el HOLA. He aprendido el arte de "maquillar" y he decorado los vasos de agua de mis compañeras.



He visto un bote de mermelada encima del frigorífico todos y cada uno de los días desde que entré a trabajar. Me voy y ahí sigue. No me preguntéis por qué hay tal producto gastronómico en una asesoría. He aprendido que el Maestro Rodrigo escribió el Concierto de Aranjuez, y he conseguido que no me tiemblen las manos con mis primeros escritos procesales. He marcado el PIN de mi móvil como código de entrada a la oficina, después de cuatro meses haciéndolo bien, último día y me da. He visto a Raquel engordar lo que le quedaba, para acabar dando a luz otra Leo más: María. Me ha tocado decir hasta luego a Pilar, pero también me ha tocado a mí ser la diana de todos los buenos deseos para el futuro.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pena que se pierdan tan buenos escritores en pro de el periodísmo rosa

Mami

Marta dijo...

Mamá, espero que esto lo lea algún directivo de algún periódico y diga, ¡me gusta esta chica!

Un meso
marta!

Bea dijo...

¡Viva! Ahora puedes disfrutar de los lunes al sol... Ni-ni number two calling ni-ni number one... xD
(Nunca me gustó ser la número 1...)

Marta dijo...

Bueeeno, lunes al sol y viernes al Starbucks :)

Anónimo dijo...

Muchas gracias, guapa!! Ha sido un lujazo tenerte aquí. Se te echa de menos, de verdad. Tranquila, que seguro que tienes suerte (y justicia). Un abrazo, ánimo y paciencia. María

Marta dijo...

¡¡Mil gracias María por todo!! Os iré informando :)
Un besazo enorme
PD: Algún miércoles me tenéis por allí...