martes, 30 de agosto de 2011

Color y azúcar en el buzón

Pocas cosas me gustan más que cuando alguien consigue sacarme una sonrisa a través del buzón. Casi siempre son los mismos. Recibir una postal me hace agradecer a esas mismas personas de siempre el acordarse de mí. A veces, me surge la pregunta ¿en verdad merezco a estas personas que me han tocado y que no se olvidan de mí, incluso cuando quieren desaparecer? Sigo sin tener la respuesta.

De todas formas, lo que yo quería deciros es que esta semana he recibido la carta más dulce que jamás me han enviado. ¡Y me da igual que engorde! Sandra, es todo un placer ser tu detinatario favorito.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Aquí poniéndome al día con mi blog preferido y me encuentro uno dedicado, que ilu!! ¿a quién sino a ti podría enviarle un dulce, mi amore? Gracias ;)

Marta dijo...

¡Gracias a ti, que eres genial! Hoy tienes tu rentrée...¡ánimo!

Anónimo dijo...

Aunque bajo esa apariencia dura, esta escondida una chica sensible, como o te van a querer si te haces querer por todo el mundo, ssabes que dejas huella

Mami

Marta dijo...

Snif, snif...si no me quiere mi madre :)

Un messsoooo
Yo si que te quiero!