miércoles, 6 de julio de 2011

Más que una visita

Me encantan las noches en las que charlo con mi abuela Carmen. Se había teñido de rojo. Comenta que tuvo un episodio de locura juvenil. Ya le he dicho, me gusta más cuando viene con su color natural. Por lo demás, sigue igual.

0 comentarios: