miércoles, 1 de junio de 2011

Feromonas en venta

La lectura del periódico cada vez me produce un mayor exceso de información. Ese fenómeno tan de moda, y tan perjudicial según dicen, a veces se sufre. Sientes como eres engullida por una jerga incomprensible y unas interpretaciones propias de programas esotéricos. Ya no sabes ni qué pensar, salvo que, efectivamente, te has convertido en  víctima de ese exceso de información. Y te pones peor, te vuelves paranoico y esperas la posible fiebre.

Este sentimiento a las 8,15 am, es peor aún; porque no lo ves venir. Como lo que me ha pasado a mí esta mañana cuando, terminando la lectura de mi primer periódico gratuito, he visto un anuncio titulado Feromonas en venta. Lo primero que he pensado ha sido que era una noticia más, de las curiosas obviamente, porque la han situado al final junto a la super pareja del momento, los Brandgelina. Pero esta estrategia de marketing no era para un simple artículo, no. Se trataba de un anuncio en el que, os lo digo totalmente en serio, vendían feromonas.

Según la RAE, las feromonas no existen. No tienen significado atribuido. Me acabo de quedar a cuadros dándole al botón de Consultar como si el problema fuese que no se activaba. Pero ahí está Wikipedia, que para algo tiene que servir ese exceso de información del que hablábamos. Las feromonas son sustancias químicas secretadas por una especie con el fin de provocar un comportamiento determinado en otro individuo de la misma y otra especie. No me digáis que no es peligrosa su comercialización. Tiembla Cupido, que te quedas en el paro como los otros 5 millones de españoles, que aquí no se salvan ni las deidades. (Porque Cupido, como Mickey Mouse, existe).


La promoción, al igual que el espacio del periódico que hemos dicho que ocupa, es de primera. A la derecha te ofrece una columna en gris bajo el título Diez Razones para usarlo. Esquemático, de rápida lectura. Tramo Embajadores-Atocha y ya sabes por qué comprarlo. Y el cuerpo de la noticia, no menos resumido. Pequeños párrafos encabezados por frases como Soy el líder o Me siento feliz. Además de unas fotografías de parejas felices, pasionales y con poca ropa. Debe ser que también esculpen el cuerpo, ¡si es que todo son beneficios! Y no os preocupéis, que aclaran: se puede utilizar con personas del mismo sexo.


La solución definitiva a esas teorías que aseguran que nos enamoramos por el olor que desprende la pareja. Ni flores, ni bombones ni mensajes bonitos. ¡Feromonas de bote!

0 comentarios: