martes, 24 de mayo de 2011

Horóscopo

Hoy no es un día para cometer excesos o iniciar actividades demasiado complejas. Y me lo dices a las 14:15h cuando ya estoy en el andén de Atocha esperando el tren de la Renfe dirección Móstoles-El Soto, que una vez más lo he perdido. Tu consejo ya no me vale. He pasado dos horas ordenando demandas contra el banco en miles de carpetas, todas iguales y sin ningún orden alfabético concreto, por mucho que digan. He pasado dos horas encima de una escalera con menos estabilidad que la Copa del Rey en manos de Sergio Ramos. Y he llegado a pensar que acabaría como ella. Actividad demasiado compleja no, un verdadero  riesgo laboral. 

Ya no me vale. He quedado a cenar en una cadena de comida rápida. Exceso nocturno y diurno. Porque casi acabo con el increíble bizcocho casero de mi madre nada más levantarme. Y porque ahora voy camino de otro pedazo.

Quizás tengas muchos gastos, pero pronto experimentarás una recuperación. Ayer tampoco hiciste un gran esfuerzo. Aunque acertado, eres obvio. Estamos a final de mes, se supone que he gastado bastante, quizás más de lo que debería. Y se supone que esta semana recibo mi primer sueldo como becaria. No te has complicado.

Ayer te leía como si no hubiese otra verdad. Lo que tú dijeses iba a misa, e intentaba recordarlo durante toda la semana. Siempre se me olvidaba. Hoy te leo y miro si has acertado, pero no te hago ni caso. Y te seguiré leyendo, sólo para sentir que yo decido si quiero que adivines mi día o no.

2 comentarios:

Bea dijo...

Tremendo, Martita... Te confieso que últimamente he estado algo más desconectada de La Presse de Charonne, pero con entradas como esta da gusto recuperar viejas costumbres...
La frase del final SEN-SA-CIO-NAL (y las cañas del otro día, mejores... Así que espero repetir pronto... :P)

Marta dijo...

Unas cañas se repiten, y más ahora que llega el veranito...Las próximas, ¡en terracita! :)