martes, 22 de febrero de 2011

Santillana del Mar

Conjunto Histórico Artístico. Así es como está calificada Santillana del Mar, una villa medieval de calles empedradas.

Desde la Edad Media, Santillana del Mar ha sido uno de los núcleos más importantes de la región, y mi visita a Cantabria este fin de semana no podía permitir que yo me saltase esta parada. Fuimos el sábado, después de discutir si salía el Sol o no, pero Jorge insistía en que este pueblo con lluvia tiene más encanto. Yo es que odio los paraguas y la lluvia nunca tendrá allure para mí, lo siento.

La villa se estructura en torno a varios centros, que son plazas, conventos y casonas. Ya sabemos cómo eran los medievales: se socializaban en la plaza o en la Iglesia, cuatro castillos con una familia de veinte miembros y cincuenta siervos. Ya está, tenemos un pueblo. ¡Ah, las caballerizas! Que los caballos eran los Audi de la época.

Hacia los siglos VIII y IX se fundó el primer monasterio que acogió las reliquias de Santa Juliana, de donde deriva el nombre de Santillana. Yo sigo sin ver la conexión, pero ellos insisten. Una joven que fue martirizada en Turquía por los romanos, y venerada después en la ermita que se construyó aquí para ella, bajo la protección y los privilegios otorgados por Fernando I de Castilla.


Nuestro recorrido duró unos 20 minutos, que dio para advertir la belleza de la villa, pero no para visitar la Cueva de Altamira a escasos dos kilómetros del centro, aunque no sabíamos si a día de hoy sigue abierta. Yo con lo pequeña que era cuando las visité, me acuerdo bastante de sentarme a ver pinturas y tener que recrearlas luego con los plastidecor. Que mi destreza artística es escasa, lo sabemos; pero con ellos sí me atrevo a compararme. Y no vale que me pongáis de excusa los miles de años que nos llevamos, aquí todos pintamos con las manos.


Por lo que cuentan en su centro de información turística, al que tuve que entrar sólo por desquiciar a Jorge un poco más, Santillana está motivando últimamente exposiciones de carácter cultural en sus edificios e instituciones. Una buena iniciativa para el que es sin duda, el lugar más bonito que visité durante mi escapada a Cantabria.

3 comentarios:

Alexandra dijo...

Estas segura que es lo más bonito que viste en el País Cántabro?? Jajaja
A mi también me encantó y hay que reconocer que la lluvia le da ese toque medieval que hace falta cuando los altavoces se posan en los campanarios y los coches campan a sus anchas!!
Yo creo que me quede enammorada de las casas de Liencres ¿quién lo iba a decir?
Gran viaje!! y los que nos quedan!!

Marta dijo...

No se, no se...pero me encantó más que cualquier pueblo. Ahora que si Jorge nos regala una casa en Liencres, no digo que no...Blanca eh, que es capaz de dárnosla en verde...

MTC dijo...

Vaya, podre Santa Juliana...

pero no me digais que la capital no es bonita...;)