martes, 26 de octubre de 2010

Reivindicación matutina

Una hora sin Internet en clase y una creciente ansiedad: ¿sobreviviré? Es increíble el pánico que te entra cuando ves en la pantalla de tu netbook la palabra "hibernando", ¿¿¡¡qué!!??

Charla de aseguradoras y justo hoy se te rompe el adaptador. No había día más aburrido para que a tí te pase ésto. No, hoy. Genial, una hora escuchando hablar de aseguradoras. Argentinas además, que te digo yo lo que tienen de "seguro".

Seis años de carrera, que me dan vértigo, y en los dos últimos ya no sabes ir a clase sin el apoyo de la Red. Y la cosa es que atiendes, pero necesitas repartir tu energía entre apuntes y correo electrónico. No se en qué momento me hice adicta a esta forma de trabajo, y cómo vivía antes sin ella. Pero la realidad es que el ordenador ha entrado definitivamente en el aula y se queda. No sólo conmigo, sino con la mayoría de mis compañeros. Aquí en Buenos Aires menos, pero en España es habitual, y en Francia si no lo haces así, te miran raro. Te pones a descargar hasta películas, a ver si es posible que dentengan a la facultad por piratería.

No es broma. Creo que son las horas más prodcutivas de la jornada: quieres pillar todo lo que dicen y proyectan en la pizarra, y parece que mañana ya no vas a tener familia y amigos y hay que escribir a todos inmediatamente. Algún día, se te va un dedo sólo.

Asi que me dispongo a realizar mi primera reivindicación de estandarización: enchufes iguales para todos. Ni derechos ni libertades, enchufes. Eso es lo que yo necesito. Lo siento, nací en democracia y con una carta de Derechos Humanos que me permite reivindicar un mínimo de bienestar. Y sin enchufes iguales yo no puedo cargar mi netbook, y veo difícil sobrevivir a esta mañana.

PD: Aún me quedan 45 divertidos minutos de clase.

4 comentarios:

Pepito Grillo (La voz de tu inconciencia) dijo...

Todo se entiende perfecto, pero he entendido bien!!!!! no tenemos adaptador .... bajate deprisa q seguro q necesitamos alguno dentro de poquito.

Bss

Marta dijo...

Jaja...no te preocupes, hay unos pocos en el cajón izq de la cocina del primer piso...sólo tengo que "cogerlos prestados"...¿con un par tendréis?

un besito

Alexandra dijo...

Estas como una cabra... pero puedes empezar a acostumbrarte, porque en nuestro morado y maravilloso aulario tres no nos llega el wifi... imagina lo maravillosas que pueden ser las clases de civil...

Marta dijo...

¡¡¡¿¿¿Quéeeee!!!!??? Menos mal que tendremos MUCHIIIISIMAS cosas que contarnos...y escuchar al profe será secundario, total somos casi licenciadas...(un casi no muy corto, pero tampoco muy largo)

un besito