viernes, 29 de octubre de 2010

Lenguaje Persuasivo

El otro día, un compañero de la residencia tenía un examen de redacción y me preguntó qué diferencia exacta había entre un texto argumentativo, otro informativo y uno persuasivo. Y me pedía ejemplos. A mí no se me ocurrió otra cosa que hacerlo con un partido de fútbol. Ya sabes, valorar al árbitro, ceñirte a los resultados y estadísticas, que se te noten los colores...Pero no debí explicarme tan mal, cuando ayer me comentaba que había aprobado el parcial, discretamente, pero esos también se cuentan.

Qué suerte tiene mi compañero de que yo asistiese un par de días después al Museo de Boca Juniors, y le llevase un claro ejemplo del último de los textos. Cuando entras por la tienda te dan un folleto sobre el equipo de "azul y oro", nada menos que "oro", donde te explican lo que vas a ver: una estupenda visita del Estadio, un espectáculo de luz que te muestra el barrio, sus calles y casas multicolores o el vestuario, "un ámbito único por su intimidad". Persuasivo es poco, pero una no siente estos colores.

Al margen de esto, que a más de uno he hecho enfurecer, yo tenía algo pendiente. Y es que si a mí se me engaña para entrar en la popular, insistiendo en que si no me pongo la camiseta de Boca no salgo viva de allí; yo tengo que volver a demostrar cuáles son mis verdaderos colores. Y una ya, se queda a gusto.


2 comentarios:

Alexandra dijo...

Tu sabes lo que es el lenguaje persuasivo? nunca lo hubiera dicho...xD

Marta dijo...

Para nada Sandra...es más, voy a tirar todas mis camisetas ladeadas y voy a esconder mi hombro...