martes, 21 de septiembre de 2010

El Mueble

He aquí la explicación de por qué pedir un par de horas más en un pueblo sin internet, sin verjas de seguridad, sin ruídos o sin asfalto. Sí, no eché nada de menos la ciudad. Este país consigue cosas asombrosas a veces. Ahora, que es de lo más normal cuando la revista EL MUEBLE parece haber cobrado vida en medio del campo.

Clara, Denise y yo llegamos como auténticas turistas en combi*, buscando con curiosidad las calles de tierra o simplemente empedradas. Toda una aventura salir del caos de Buenos Aires. Sábado por la tarde y todas las espectativas puestas en: a) Yo iba a ser capaz de no perder los nervios con animales a menos de 10 metros de distancia, y b) Desconexión total de la urbe. Objetivo conseguido.

En realidad, sería más fácil resumir el fin de semana con tres palabras: comer, dormir y mate. Sencillo, pero ya sabéis cómo me gusta explicarlo todo. La primera tarde transcurrió con las tres y Fede, -el anfitrión-, tirados en el jardín peleando para ver quién era capaz de comer más tarta, de chocolate o ricotta. Para cenar, chimenea y spaguetti, además de fútbol en la televisión y en la ropa, eran de Racing de Avellaneda, y yo tengo un asunto pendiente con ese equipo. Helado de brownie y straciatella para ir de fiesta; andando, que hay que aprovechar el poder caminar tranquilo por la noche sin miedo a ser asaltado. Aunque una no espera encontrarse un tranquilo caballo en medio de la calle no-asfaltada y decir ¡ups, perdona, paso por aquí!, ni una oveja pidiendo entrar en casa.

Domingo de asado, riquísimo por parte de Claudia, -la mamá de Fede-, y tarde de campo con, otra vez mate y tarta. Conciertos variados, sol y un paisaje de casas  de colores, de ladrillo y ventanas blancas o de madera. Enamorada de Lobos, por si no lo había dicho.

"Jo" Josefina (Lobos (Bbas))
Clara (Bbas (ARG)), "Jo" Josefina (Lobos (Bbas)), Fede (Lobos (Bbas), Denise

*Combi: especie de furgoneta o minibus de 20 personas aprox que te lleva a pueblos de Buenos Aires, o incluso, pueblos del interior.

3 comentarios:

Pepito Grillo (la voz de tu inconciencia) dijo...

Mu bien lo de la silla enfrente de la lampara?????? de la ultima foto.

Me quiero imaginar Clara la mama de Jo y de Fede, Jo la hermana de Fede e hija de Clara, Fede el hiji de Clara y hermano de Jo, vosotras dos (Marta y Denise) las amigas de Fede q se han colado a pegar mangas, vamos la gorronas del finde. (creo q en algo no me cuadra muy bien ....he fallado verdad?)

Otra cosita "la academia" no va con franjas verticales azul celeste y blanco como la "albiceleste" quizas todas esas camisetas sean 2ª equipación, tengo q intentar recordar si ha habido algún jugador de RCAV en el RMA.

Bueno y despues de todo como staba el asadito ¡¡¡¡¡¡no hay foto!!!!!! ni de los animalitos a 10m.

Cuidadin con el Ilex paraguayensis o como dirian los vecinos brasileños chimarrão.

Bss desde las estepas de la meseta.

Meska dijo...

¿para...qué?
madre mía qué lío.

Marta, te veo rápida y rotunda. Tienes madera.
Me encanta ver tus fotos.

Desde Mussulo, una fantástica semi isla perdida frente a Luanda, Angola, tomanto chimarrão helado (marca Baldo)junto a una de estas hamacas tendida entre dos cocoteros y observando un viejo y oxidado barco varado a unos doscientos metros, con mucho cariño.
Besitos

Marta dijo...

Tú e intentar reordenar nombres no es compatible, quizás si leemos las pausas mejor de lo que las escribimos, descifraríamos que la mamá de Jo y Fede se llama Claudia...Y si son segunda equipación a excepción de una. Del asado hay foto mental, que con el hambre que había no iba a distraer las manos en sujetar otras cosas...

Y aquí veo yo mucho movimiento de los dos, no me reteis que me pongo sería con el tema...

¡un beso!