lunes, 9 de agosto de 2010

Mi primer asado. Técnicas de ataque.

El domingo en Buenos Aires es día de asado. Y yo, me apunto. La verdad que la carne en sí, no es de mis platos favoritos, pero estoy por revisar mis gustos y preferencias.
Para diferenciar una de otra, los argentinos atienden al corte. No me voy a poner técnica con el tema, porque tampoco es que yo sepa mucho más, así que con esta breve explicación creo que de momento tenemos: un corte por aquí, carne con un nombre; otro corte por allí, carne con otro nombre. Y así, un rato.

En lo que yo quiero centrarme es en lo que disfruté concentrada en mi plato. Al ser nueva en esto de la cultura argentina, me dediqué a esperar a que me sirviesen, e intentar adivinar qué características buscaban los demás comensales en cada pedazo. La verdad que se les veía enterados. Algo buscaban, y unos minutos después parecían encontrarlo. Todos escogían mientras yo confiaba en la buena mano del chef, Mario, que iba poniéndome un trozo de carne tras otro.

Y cuando me dispongo a atacar, me detienen. Todos tenían algún consejo, pero no llevaba libreta a mano y no pude coger apuntes, (coger no, tomar...ya me doy cuenta sola y todo). Así que, hablo de memoria. Técnicas de ataque:

1. Escoger el primero, o hacer la de Gustavo, esperar a que te ofrezcan un pedazo que iba camino de tener dueño. Haciendo un estudio de mercado previo como el suyo, sabrás si aceptar la oferta o no. Y además, luego dices que "tú no querías".

2. Dejar la carne más pegada al hueso para el final, es la más sabrosa. Ésta se la sabían todos. Hay que pinchar bien fuerte y desprender con el cuchillo la mayor cantidad que se pueda. Denise podría hacer un video explicativo con comentarios incluídos bastante ilustrativo. Casi me dio hasta miedo ver cómo clavaba el tenedor en la carne, y mi brazo a tan sólo 20 centrimetos del suyo.

3. Enganchar un pedazo que tenga carne pero con grasa cerca, que también juega a favor.

4. No quedarse nunca con el primer trozo, ir siempre a por un segundo. Daniela fue mejorando en calidad y se puso de tan buen humor que para merendar, nos hizo un brownie.

5.
Choripan de aperitivo, eso por supuesto.

6 comentarios:

Pepito Grillo dijo...

Ves como hay cosas en la vida q merecen la pena y una de ellas sin duda es el choripan (pincho de chorizo a la brasa en castellano).
Joder tia me entran ganas de ir todos los findes a veros y a comeros.
Aprendete lo de los cortes q siempre q vamos a un argentino aki en Madrid no sabemos ni lo q pedimos.
Asi q viva la comida argentina, los panqueques,las facturas, el bife, el matambre etc etc

No tomes mate, jajajaja

"Venía la carne
con cuero,
la sabrosa carbonada,
mazamorra bien pisada,
los pasteles
y el güen vino..." Martín Fierro

Marta dijo...

Me da vergüenza esto...¿pero qué coño es el "matambre"?

La próxima tomo apuntes, libreta en mano, que seguro están dispuestos a explicarme bien...De momento me hace gracia el "Peceto", pero dicho con S.

¡un besito!
Veniros

Mari Tere dijo...

Le hablas de comida y se anima. Hasta ha sacado a relucir sus lecturas. P'a matarlo.
¡Arriba el mate!
Besos

Anónimo dijo...

Desde DUlin queremos que tomes mate...


PD: dejamos DUlin para que veais que nos hacemos un lio con los teclados americanos ajajajja

Carlos&Mario!!!

Anónimo dijo...

POr cierto, esto es muy raro, lo venden muy bien pero lo venden todo... en plan.. ey!! James Joyce cago en este orinal... pues ala! a visitarlo...

Iglesias, comida rapida y dublinesas fresquitas...

Eso dice Mario, yo digo que me encanta y que me voy a hacer una carrera en el Trinity COllegue

Marta dijo...

Mate lo probé ya el primer domingo, sin paños calientes, que sólo tengo 5 meses...¿Habeis visto el hotel de Bono?

Una carrera fuera, pero...¿y un curso de verano? Entre tú y yo, que a mi padre le da un chungo...