miércoles, 11 de agosto de 2010

Experiencia Fugazza

Fugazza, un término que no se nos olvidará en la vida. Cuando todo es genial, coges confianza y te salen las cosas solas, y la lías, como ayer. Ya veo "coger" y busco automáticamente otro verbo.

Anoche, fuimos de paseo hasta Congreso vía Corrientes y Callao, en el que no maté a Luis y su obsesión de que todo ciudadano era un posible candidato a robarme la reflex, porque al final le daba hasta la razón. Por eso no tenemos casi fotos, no nos atrevemos a disparar. Un par y a guardarla en el petate. Esto no puede seguir así, que nos estamos obsesionando.


Para cenar, Klaudia y yo decidimos que meterse en casa era aburrido, así que nos fuímos a encargar una pizza cerca de su residencia, por eso de ir probando sitios a los que entregarnos en días de resaca. Con la lista de platos en la mano, las dos decidimos que esa noche tocaba una pizza fugazza con mozzarella. Sin saber qué coño era, no os penseis que alguna nos lo preguntamos, no. Cada una de nosotras dedujo, por sí misma y en su mente, que era un tipo de queso. La mujer que nos atendía nos preguntó que si no queríamos la de mozzarella y nosotras, al unísono y con total confianza, "no, no, la fugazza".

Ahora, sabemos que hay que preguntar y hacer caso a la mujer. La cara de Klaudia abriendo la caja veinte minutos después me asustó, pero la mía al ver lo que realmente era la fugazza debió ser también graciosa. Nos la comimos, había hambre, pero una pizza a base de crema y cebolla no es lo que más nos gusta en el mundo. ¡No todo van a ser exqusiteces!


5 comentarios:

Antonio dijo...

Marta, pobre Luis, no te metas con él, que le han metido el miedo en el cuerpo con tanta historia de robos y atracos, el no tiene la culpa.
La cosa es que seguro que a los primeros que nos atracan es a Oscar y a mi, que somos una panda de yonkis y nos metemos por cualquier sitio je,je,je
Por cierto... la pizza de fugazza no es nada comparada con la que pedí yo en el Puerta Roja a las 2 de la mañana, que era de Rúcula y tomate.... hasta el camarero estaba alucinado... por lo que un consejillo... nunca pidáis nada borrachos.
Un beso Marta,

Pepito Grillo dijo...

Habras de reconsiderar y reconocer conmigo q despues de haber estado en aquella pizzeria cerca de la chiesa di santa maria in trastevere. la pizza tiene una nueva dimension para los amantes de tan suculento manjar, o no es asi? .... te acuerdas del lugar?

Aquella pizza con petalos de margaritas???? .... o la pizza diabola .... joer q casi se me cae la ba...en teclado.

De todas formas experimentar nuevos sabores nunca sta de + si tienes necesidad de aportar calorias al rollizo cuerpo pero no tanto si la necesidad se debe a los exquisitos caldos y destilados q la naturaleza nos ofrece.

bszos

Marta dijo...

Pizzería Ai Marmi, Av. Trastevere 59 creo recordar...no se me olvidará en la vida. Pero lo que sobró aún seguía esta mañana en casa de Klaudia, obviamente, lo hemos tirado...

Mariete!! dijo...

Mucha tonteria vemos por aqui, y la verdadera aventura es entrar en un pub tipico irlandes, qu ela cola vaya a todo trapo, llegue tu gran amigo y companero a pedir con su exquisito ingles al calvo de la barra, y este ultimo nada mas oir la palabra 'spanish' suelte un bajito pero eficaz 'sorry mister' y se vaya a atender al siguiente comensal que en este caso era yo, y con mis ganas de llorar tras el atraco visto a mi compi simplemente me salga un misero 'me, the same, the same'.
Al menos conseguimos comer lo que comio el irlandes de delante, es decir si le hubieran puesto mierda, la mierda tambien habria sido nuestra degustacion...

Marta dijo...

Quiero saber qué pedisteis y qué acabasteis comiendo...