miércoles, 4 de agosto de 2010

Delicity

Pensaba titular este post de otra manera, incluyendo la palabra orgásmico en algún momento. No se si al principio, al final o si repetirlo tres veces. Pero quizás, algunas mentes universitarias que dejé en Madrid se crean expectativas demasiado altas. Aún así, que conste que tanto para mis compañeros como para mí, las ha superado.

Os sitúo con una sóla palabra: UADE. A vosotros no os dice nada, a los bonaerenses mucho, y con razón. Me avisaron en la Madre Patria*, y lo hicieron aquí cuando dije que durante cinco meses sería un producto de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), porque el ser que estudia aquí, no se si será particular, pero se lo cree.

Lejos de las cafeterías típicas, esas en las que te ofrecen un único menú diario y una lista con diez bocadillos perennes, en UADE tú puedes elegir, no sólo entre la amplia carta de comidas, sino entre varios lugares en los que repostar. Oscar, Klaudia, Mario y yo (los cuatro españoles de intercambio) hemos el recorrido esta mañana y hemos empezado a probar.

Starbucks: El delirio interno que me supuso ver con mis propios ojos un Starbucks, en la octava planta de mi facultad, y con terracita incluída, es inexplicable. Casi me como a besos al argentino que me lo descubrió. Era real, y además lo veo desde la ventana de mi cuarto. Menos mal que me dio por pensar en que podían llamarme loca y no expresé lo que sentía...ahora, estoy deseando que mi compañera de cuarto se vaya a casa, para dormir con la persiana levantada y poder verlo desde la misma cama.

Además, lo primero que piensas es en el precio prohibitivo, que una vuelve a ser erasmus. Pero no, capuccino con crema 2 euros. Cookies 70 céntimos, y sigo. Los franceses, con quienes hago muchas migas, alucinan más que yo.

Buffet: Sí, UADE sigue siendo una universidad, así que tiene menú diario. Es el que hemos probado hoy. Y he de decir que las facultades españoles ganan por goleada. Exactamente el mismo precio y un plato menos. Pero tener comida consistente, como dice mi madre, en el edificio de enfrente hasta la hora de la cena, también me lo pido.

Dellizia: Un Rodilla argentino situado en el patio de mi casa. Entendiendo mi casa actual como la Residencia del campus. Sandwiches, ensaladas, bocadillos y postres diversos. Menús vegetarianos y normales, en take away o para quedarte en su mini-saloncito. Ahí he probado su brioche de salmón y su ensalada caesar. Eso sí, a los dependientes les pedía yo un poco más de alegría, que no deben saber que trabajan para UADE (y no en, ojo al dato).

Subway: El que conocéis, grande y en el subsuelo (el piso menos uno, que son ellos muy particulares para el vocabulario). Bocadillos a 3 euros y menús a 4 euros.

Delicity: Patidifusa es como me he quedado cuando he salido de clase en el recreo de la mañana en busca de café, y en la misma puerta había un carrito con dulces (muffins, brownies, cookies, donuts, unos croissants tremendos...) y saladitos variados, además de lo dicho, café. En la misma puerta de clase y sí, cada uno de los carritos que hay por planta van recorriendo el pasillo.

Espero que quede claro que si llego con 20 kilos de más, no es mi culpa, para nada.

*Resulta que España, ya no es España, sino la Madre Patria, y no les digas lo contrario.

2 comentarios:

Meska dijo...

He de reconocer que eres un torrente que, aún a medio chorro, escribes más deprisa de lo que soy capaz de leer.

Incluye por favor también la palabra "solitario" en algún momento, no sé si al principio, al final o si repetirlo tres veces; junto a esas tres menciones de "orgásmico".

Lástima no tener los títulos de Capote y de Marquez que pides. Tengo otros de ellos, pero no esos que necesitas.

Besotes desde Salamanca.

Marta dijo...

Jajaja...en cuanto tengo tiempo agarro el netbook y os cuento cosas, que yo hago mil y, al menos, compartir con vosotros la mitad.

¡Un besito enorme!