domingo, 4 de julio de 2010

Pleno

Y un pleno, plenísimo. Curso post-erasmus, de por sí duro. Diecisiete asignaturas para aprobar y un practicum que no buscaba. Creo que no lo pensé lo suficiente, pero debe ser que a mí me enseñaron a tirarme de cabeza a los cinco años y conservo la manía.

No voy a mentir y decir que no he dudado de mí misma en ningún momento, porque ya tengo bastante trauma con mi nariz, como para hacerla más grande. Pero sí que es cierto que Junio lo cogí con decisión. Como cuando te tiras al agua y nadas, una hora tras otra, aunque ese día cueste, porque tienes un objetivo claro y piensas cumplirlo. Y ahí está, final de temporada, todas aprobadas y un practicum hecho. Suma y sigue, que ya queda menos.

¡Gracias a todos por aguantar mis ataques de histeria, mis "qué mal lo llevo todo", mis dudas para no presentarme a 24 horas de un examen o mi necesidad imperiosa de fichas un domingo!

0 comentarios: