martes, 27 de abril de 2010

Una tarde con Iris Zavala

Iris Zavala, o Titi Iris como a mí me la presentaron, llegó tarde por culpa del avión y de su costumbre para coger los vuelos que se lían. Con 37º en Sevilla, la búsqueda de cualquier sitio con aire acondicionado se convertía en misión prioritaria, porque ni la sombra nos daba tregua.

Salón de grados de la Facultad de Filosofía primero, y la librería La Fuga después, y Titi Iris dejó claro que nunca hay que dejar de preguntar...y preguntarse; que seamos sinceros con nosotros mismos pero que, en realidad, la verdad desvaría...


0 comentarios: