jueves, 22 de abril de 2010

Ni París, ni Amor, ni Travolta...¡nada!

La verdad es que no entiendo por qué mis compañeras de clase no quieren que vaya al cine con ellas. Y por qué dicen solidarizarse con el mundo en general, y del celuloide en particular, cuando me pongo manos a la obra con alguna de las prácticas de géneros de opinión…

"Dos compañeros, un agente secreto norteamericano y un empleado de la Embajada en París que no se conocen y deben trabajar juntos. Típico. Mientras el primero parece no salir de aquellos bares que frecuentaba con un grupo de moteros en Cerdos Salvajes, el segundo no se entera en ningún momento de que está en una película de acción.

Y es que Desde París con Amor es eso, acción y punto. Ni siquiera la vuelta de John Travolta (Charles West) y su conocida chulería te engancha. La trama es fácil. Primero se pone al espectador frente a un lío de acontecimientos sin conexión alguna, luego se paralizan y voilà!, la solución. Con el terrorismo y el narcotráfico de fondo, sobra hasta París como escenario. Es otra película americana en la que Travolta se desenvuelve con métodos poco ortodoxos ante la mirada atónita de Jonathan Rhys Meyers (James Reece), que pasaba por allí.

El vago intento del director Pierre Morel por intentar ser acorde con el título del film, no hace más que incrementar tus dudas acerca de si hay escenas que se han colado en la película o es tan simple que, hasta la última reflexión de Rhys Meyers, quien no ha hecho otra cosa que pasear un jarrón, parece demasiado profunda.

Si para tí, París es uno de los alicientes que te lleva a la sala de cine, ni te molestes. Hay documentales en youtube que recorren la ciudad con una mejor banda sonora.

Al menos, es una película acelerada en la que ni te pierdes, y es fácil seguir las carreras en coche y los disparos porque básicamente, eso es lo que hay. Un film para aquellos a los que no les haga falta un poco de credibilidad durante noventa minutos, mientras se dedican a comer palomitas y buscar a Rhys Meyers en la parte de atrás. Un flojo jugador de apoyo a Travolta, para ver si éste es capaz de sacar algo de la cinta".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y, donde está el jarrón?

Marta dijo...

Uhh el jarrón horterísimo...espero que muy al fondo de cualquier contenedor, con el director y productor de la pelicula...