lunes, 8 de febrero de 2010

Pues sí, sí que salen hemorroides

14:45h. Llueve. Metro dirección Universidad. Ipod y lectura. Lo de siempre, -los días que me vuelvo mortal y bajo al subterráneo-. Tu cabeza está inmersa en una paradoja: concentrada en lo que le entra por los ojos y oídos pero, al mismo tiempo, no atiende ni a la música, ni a la revista. Ella viaja sola.
En la penúltima estación, que tiene la virtud de darte la oportunidad de dormirte y pasarte la parada, -¡qué pena!-, encuentras un pequeñísimo artículo en tu revista prohibitiva, (no sólo por el precio), que te devuelve al vagón.
Por su alto contenido informativo, que tiene mucho, (yo al menos creo haberlo comentado más de un par de veces), me veo en la obligación de volver a dar, una vez más, este consejo. Ni el año nuevo, ni las fêtes des lumières à Lyon, ni el estreno de semestre, ni las Navidades...¡Este es el post que conseguirá re-engancharme!...(¿re-engancharme?, ¿seguro?).

¿Puede ser perjudicial para la salud pasar excesivo tiempo leyendo encima de la taza del inodoro?

Ante cuestiones de este tipo, lo mejor es recurrir a la opinión de los expertos. Según el doctor David Gutman, fundador de la Asociación de Especialistas Avanzados en Hemorroides, con sedes en Mentor y Akron (Ohio).
La respuesta, lamentablemente, es que sí. Como él mismo explica, "en el canal del recto se localizan unas estructuras anatómicas como pequeñas bolitas que, cuando se estiran durante más tiempo del recomendable, (como el que puedes pasar leyendo encima del retrete), se llenan de sangre, por lo que se hinchan y provocan la aparición de las hemorroides".

(Preguntas insolentes en el Check In de la revista Esquire)

0 comentarios: