miércoles, 4 de febrero de 2009

Le Panthéon

Hay gente que dice que todos los días se va a la cama sabiendo algo nuevo. Yo, si os digo la verdad, hoy no he aprendido nada (y eso que he ido a clase). Lo que sí puedo asegurar es que con cada visita que recibo, descubro algo nuevo de París. En este caso, os llevo de paseo turístico al Panthéon...y ¡con entrada gratuita!

Situado en el centro del Barrio latino, cerca del jardín de Luxemburgo, fue una Iglesia dedicada a Santa Genoveva hasta 1791, momento en el que es transformado en templo republicano para honorar la memoria de los hombres ilustres de la nación. Así, la Asamblea Constituyente lo convierte en un mauselo para los "grands hommes de l'époque de la liberté française".

Los primeros que nos reciben en la cripta donde se encuentran todos ellos son los ilustrados Voltaire y Rousseau, ambos enfrentados. Después se da paso a un laberinto de pequeñas salas( bien iluminado, que si no, una servidora no se plantea ni entrar), donde podemos encontrar los cerca de 80 personajes aquí enterrados: Alexander Dumas comparte cuarto con Victor Hugo y Émile Zola, mientras Lagrange espera compañero de habitación. (Aunque algunas, como mi tía, aseguren que el citado matemático se encuentra en el cementerio que habíamos visto la mañana anterior, y yo le esté señalando con el dedo su nombre en una tumba que venía hasta con foto).

La primera mujer enterrada en Le Panthéon fue la galardonada con dos premio Nobel, Marie Curie, trasladada aquí junto a su marido Pierre en 1995.

Dicen que desde lo alto de su columnata, se descubre un panorama único sobre París a 360º, pero en invierno permanece cerrado.

La arquitectura del siglo XVIII es de tipo neoclásica, aunque su ornamentado interior de mármol resulta un tanto tenebroso. Es en esta primera planta, donde se encuentra el famoso péndulo de Foucault que se utiliza para demostrar la rotación de la Tierra, y que permite además, conocer la latitud del punto donde se encuentra sin necesidad de observación astronómica. La explicación que te ofrencen en los folletos es muy concisa, pero para que nos entendamos, es una pelotita dorada brillante muy mona que se mueve de un lado para otro, y que yo recomendaría ver en pocos minutos, porque después pierde su encanto. ¿El motivo? Porque las condiciones atmosféricas no son las ideales y tiene que existir una correción, que en este caso consiste en un hombre con chaleco negro y walkie-talkie, que se acerca al péndulo y le da un empujón, para que siga la "demostración científica". ¡Eso llevo queriendolo hacer yo desde que he visto la bolita con el mismo movimiento!



6 comentarios:

Mari Thérè dijo...

Efectivamente entrada gratuita, aunque si no hubiese sido por mi ataque tacañeril habríamos pagado el día anterior 8 eurazos del ala por persona.
Puedo asegurar que en el cementerio está enterrado Lagrange porque yo vi su tumba, lo que nos lleva a pensar que Lagrangres ha habido y hay más de uno. ¡Hay que ver sobrina haciendo públicos y dejando constancia escrita de los gagaísmos de tu tía!
Lo pasamos muy bien y hemos disfrutado mucho de tu compañía y de París.

MlleParis dijo...

Yo tb lo pasé genial paseando con vosotros...ahora si quieres cuento tu interpretación del menú de la crepería y aquella brillante pregunta...sólo dejo constancia de lo que puede constar en papel jaja...porque lo de la "zarza" se queda bajo bajo...
besitos

Todos para uno y uno para todos dijo...

Despues de tan magistral lección de historia francesa asi como de arquitectura he comprendido perfectamente q si no pagas no entras y si pagas si entras pero q quizas es mejor esperar al primero de mes con pasta fresca en el bolsillo para entrar gratis ¡como eres tia Mari Thérè! y gran sorpresa para mi q el famoso péndulo de Foucault ni es oscilande ni es pendulante ni basculante..... como casi todos necesita un empunjoncito y + en estos tiempos.
Me alegro q lo pasarais tan bien tia, sobrina y acompañantes (Carmen y Paco)y ya nos contareis los "gagaismos" q con tanta naturalidad y frecuencia es capaz de ofrecer MariTere al publico en general.
Viva los "cruasanes" q tan vorazmente disteis cuenta de ellos jejejejeje.....o no?
Mesitos para todos.

Y porfi q alguien se anime ha dejar comentarios en este precioso blog q ultimamente parece q ha cogido marchita y no deja de sorprendernos.

Mari Thérè dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mari Thérè dijo...

A ver el uno de los de los todos o el todos del uno, que se identifique, aunque la ausencia de tildes le delatan.
De los cruasanes franceses dimos buena cuenta aunque para mí en el tema gastronómico lo mejor es que por fin he comprendido en qué consiste la nouvelle cuisine francesa. Es verdaderamente sorprendente cómo son capaces de levantar una clara de oeuf (con nuestros huevos sería tare ardua) a punto de nieve y les da para elaborar (que no hacer) tres pelotas a modo de croquetas acompañadas de una ligera salsa bechamel (para la que han utilizado no más de 1 dl del agua de cocer unas gambas que no tuvimos el gusto de conocer), lo llaman "boules de crevettes" y ya tienen el primer plato para tres comensales. Te lo comes en dos bocados deshaciéndote en elogios de la suavidad y ligereza en el paladar de tan exquisito plato...ohh, la, la, ....Lo malo es cuando te levantas de la mesa y te das cuenta que la ligereza la llevas en el estómago y no eres capaz durante el resto de la tarde de eliminar de tu mente la imagen de los callos con garbanzos que has dejado en la nevera y de los que piensas dar buena cuenta al regresar a casa. Menos mal que el domingo, haciendo caso de mi sugerencia, comimos en un marroquí donde devoramos un cuscús que estaba de muerte.
Muchos besos a todos

MlleParis dijo...

La falta de tildes le delatan...y de comas!! ¿Lo dije o no lo dije? Y la primera comida de diseño se disfrutó, otra cosa que para las caminatas de por la tarde se necesitase algo más consistente como la carne del segundo día, que se nos olvidaba con tanto couscous!! Anda que no mojabas tu bien en la salsita...y no hablemos del francés con tupé, eso fue lo más asombroso de la comida!
Y sí el domingo fue tu día, no sólo comimos el couscous, sino que no dejamos ni la cosa verde del pastel marroquí y cumplimos el "sueño de tu vida"!!
besitos